Logotipo gipuzkoakultura
jueves 18 enero 2018

Retablo Renacentista de Bidaurreta

Restauración

I. Técnica de realización del retablo


1. Soporte

El retablo está construido en madera, material abundante en aquel tiempo y que resultaba más barato que el mármol o la piedra. Era más fácil de trabajar, y existían muchos artesanos hábiles en dicha labor. Este material permitía también el dorado y policromado posterior.

Las columnas y los arquitrabes están realizados en madera de cerezo, mientras que los paneles en relieve y las esculturas son de madera de nogal. Las características de estas maderas son las siguientes:

Cerezo: árbol de la familia de las Rosáceas, cuyo nombre científico es Prunus avium. Su madera es muy apreciada por su color y por la posibilidad de un buen acabado. Es muy atacable por los insectos.

Retablo
en el transepto izquierdo de la iglesia antes su restautación. Retablo en el transepto izquierdo de la iglesia antes su restautación.
 Retablo en el transepto izquierdo de la iglesia antes su restautación. Retablo en el transepto izquierdo de la iglesia antes su restautación.

Nogal: árbol de la familia de las Juglandáceas cuyo nombre científico es Juglans regia y es conocido por Nogal Europeo. Su madera es de gran valor, de fácil elaboración y permite un acabado óptimo. El duramen es muy resistente al ataque de los xilófagos, mientras que la albura es muy vulnerable. Es una madera muy resistente a la compresión y a la flexión.

Reverso de la escena 1 (Apóstoles). Reverso de la escena 1 (Apóstoles).

Ambas maderas son usadas en ebanistería.

Los motivos que han podido incidir en la utilización de estas dos maderas tan diversas en una misma obra son los siguientes:

El grano del cerezo más fino permite el trabajo minucioso de los grutescos y capiteles de las columnas y los arquitrabes.

El menor diámetro de los troncos de cerezo empleados facilita su utilización en los elementos longitudinales.

Las esculturas y los paneles necesitan de troncos de un diámetro mayor, en tomo a los 60 cms.. por -lo que se recurrió al nogal.

En aquel momento estas maderas debían ser abundantes en nuestro país, pero igualmente eran maderas preciadas y su selección fue cuidadosa, sobre todo para las esculturas y las escenas, lo que ha hecho que lleguen hasta nosotros en un buen estado de conservación. Los defectos que se observan son muy pocos; los paneles se conservan sin alabeamiento y sin pérdidas de soporte y el deterioro observable en las esculturas es mínimo.

Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2009 Departamento de Cultura, Juventud y Deporte - Diputación Foral de Gipuzkoa
Para conectar con nosotros mediante skype pulse aquí
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net